CERRAR X

CONTÁCTENOS

Gracias! Nos pondremos en contacto.

Oops! Tente novamente

Sobre la Innovación y la Política

En México, históricamente nos hemos enfrentado a los embates de gobiernos indolentes, insensibles y totalmente ajenos a la realidad que enfrentamos como pueblo. Gobiernos que en sus tres niveles velan por sus propios intereses. Hoy tenemos la oportunidad de participar activamente, como una ciudadanía organizada y socialmente responsable, por todo aquello que nos falta y por todo aquello que deseamos para las generaciones que vienen.

La política es la intervención de los ciudadanos en los asuntos públicos, a través de las opiniones, los votos o cualquier otro método de participación que nos permita incidir en la forma de administrar la ciudad o el país en el que vivimos. De tal forma que la política en realidad la hacemos nosotros y no los gobernantes. Luego entonces, si no tenemos buenos gobiernos es porque no hemos logrado formarnos como ciudadanos activos y participativos, con la responsabilidad de asumir el poder que hoy tenemos gracias a los derechos cívicos y electorales que se han ganado, a pie de lucha de generaciones anteriores.

Partiendo de esta lógica, el Diplomado de Innovación Política que recién tuve el gusto de concluir, impartido por la Academia de Innovación Política de Asuntos del Sur, en el que participamos 240 diplomantes de 21 países de América Latina, 210 de habla hispana y 30 en su capítulo en portugués, nos brindó una formación integral en temas de activismo y participación ciudadana, a fin de fortalecer las actividades de todos los que nos animamos a formar parte de la primera generación.

Los temas: “Transformaciones Socio-Políticas en América Latina”, “Innovación ciudadana en la era digital” y “Conocimiento libre y construcción colectiva de la sociedad”, son algunos de los que sobresalen, a mi gusto. En estos, tuve la oportunidad de tener un acercamiento nuevo a la forma de construir ciudadanía, entendiendo cómo se ha transformado la forma en la que participamos y cómo  aportamos cada uno a un objetivo colectivo.

Con el enorme privilegio de contar con docentes de reconocido prestigio internacional, como Ramón Ramón y Matías Bianchi, y el acompañamiento de Javier Arteaga, creador de la metodología Feeling, herramienta práctica del diplomado, así como de mi querido facilitador Carlos E. Flores, conté con todo el apoyo necesario para lograr la transformación del planteamiento de un problema que enfrentamos en la Ciudad de México, justamente en materia de participación ciudadana.

Sesión presencial del Diplomado en Innovación Política en Guadalajara

Lo que inició para mí como un proyecto lineal, en donde las institución debían proveer las herramientas necesarias para incentivar la participación ciudadana de los habitantes de la Capital del país, se convirtió en un acercamiento a las experiencias de los ciudadanos, decepcionados por la falta de respuesta por parte de estas mismas instituciones. Es así como se transformó en una visión multifactorial (aplicando este concepto a la organización social) para concluir que la ausencia de participación puede tener su origen en fenómenos diversos, como el nivel educativo, la capacidad adquisitiva, el empleo o la falta de, problemas urbanos e incluso la propia construcción social en sí.

Me queda claro que transformar el imaginario colectivo y pragmático en el que asumimos que participar no sirve de nada y dejamos las decisiones a los gobiernos, ejerciendo de manera casi obligada nuestro derecho al voto -creyendo que es eso lo único que nos corresponde-, es una causa que se debe abordar observando más allá de lo que se nos ha enseñado con anterioridad, con propuestas nuevas que exploren un planteamiento que integre todos los elementos que pueden influir en la pasividad de la población ante las medidas que nos afectan cotidianamente.

Ejercer nuestra ciudadanía no es únicamente atender el llamado al voto durante el período electoral y, en todo caso, ésto es una pequeña parte. Más bien, debemos apostar por la formación de seres humanos desarrollados en ambientes positivos en los que se sepan valiosos y así asumir el poder de construir una  ciudadanía con miras al desarrollo social integral, en la que las necesidades básicas estén cubiertas y las carencias sean cada vez las menos.

El Diplomado me dejó la gran enseñanza de trabajar desde mis esferas de acción para aportar, por una comunidad solidaria, sensible y reflexiva, conectando primero con las experiencias y las emociones de las personas, para dar en función de lo que necesitan y reproduciendo acciones que ayuden a formar ciudadanas y ciudadanos motivados a participar activamente en el cambio social y democrático que tanto necesitamos en mi país.

Como leí por primera vez en un libro de Savater, hace ya varios años: “Si no te metes en la política, la política se meterá contigo”. Yo decidí meterme en la política y el Diplomado de Innovación abrió el panorama de conocimiento y aprendizaje sobre las historias de éxito de una manera muy gratificante.

¡Gracias por el gran trabajo!

VOLVER A LISTADO
Más opiniones de

Shey Aarvik

Asesora en Comunicación Política, especializada en plataformas digitales y corrección de estilo. Twitter: @Shey_Aarvik

Christian Andres Gonzales Calla

Politólogo.

Más opiniones deste autor